viabizzuno

worldes

world

serpentine gallery pavilion 2011, peter zumthor
ubicaciòn:londra, regno unito
proyecto:arch. peter zumthor
proyecto luminotécnico:arch. peter zumthor e mario nanni
desde el año 2000, la serpentine gallery, situada en los jardines de kensington de londres, invita a los arquitectos más célebres del mundo a diseñar sus pabellones de verano: estructuras provisorias pero fuertemente representativas de la arquitectura contemporánea, erigidas al lado de la galería durante un período de tres meses. construida en 1934 como pabellón de té, en 1970 la serpentine gallery se transformó en escaparate expositor para artistas modernos y contemporáneos. los pabellones del programa ideado en 2000 por julia payton-jones, directora de la galería, son obra de arquitectos internacionales o grupos de diseñadores que, en la época en que recibieron la invitación de la serpentine, todavía no habían realizado ninguna construcción completa en inglaterra. se trata de un programa de invitaciones único en el mundo, un evento que atrae cada verano hasta 250.000 visitantes. entre la invitación y la finalización de la obra deben transcurrir un máximo de seis meses. seis meses de intenso proyectar, en los que este año ha participado también Viabizzuno el maestro peter zumthor ha firmado el serpentine gallery pavilion 2010 y ha querido contar con mario nanni para la realización de la luz adecuada a su primera obra inglesa, titulada "hortus conclusus"; el proyecto arquitectónico más ambicioso que la serpentine gallery haya afrontado hasta el presente. un jardín en el jardín, un espacio contemplativo donde la luz redefine la arquitectura como experiencia sensorial y emotiva. mientras desde fuera se percibe un muro, una pared con un solo acceso, desde dentro se percibe un espacio con una enorme apertura hacia el cielo. una burbuja espiritual y emotiva, un lugar donde sentarse a meditar y a observar sin prisas la naturaleza. fiel a su poética proyectual, zumthor se ha dedicado, ante todo, a los materiales. naturales, simples, evocadores, esenciales en el proyecto arquitectónico del pabellón. una estructura de madera revestida de lona rústica que absorbe la luz: un recorrido en penumbra, estrecho, silencioso, meditativo, lleva a los visitantes al patio interno donde del negro se pasa al descubrimiento del color. el jardín, obra del proyectista alemán piet oudolf, es el guardián de la naturaleza, el horizonte silencioso de la mirada no contaminada por elemento alguno. ni siquiera por la luz artificial. según los principios de la arquitectura del maestro zumthor, se han utilizado materias primas rústicas para enfatizar la función meditativa de la estructura. madera, hierro natural, zinc, yute, son los protagonistas de un ambiente espiritual que invita a la reflexión, a la escucha de los propios sentidos. un regreso a la naturaleza y a la simplicidad, necesario para reapropiarse del tiempo y de la memoria. todo ello bajo el signo de lo matérico, del estudio perceptivo de los elementos, más que del diseño. a partir de este concepto se han desarrollado los cuerpos iluminantes: una luz en función del recorrido, que se integre con las formas arcanas del hortus conclusus, sin delinearlo pero enfatizándolo. los tres cuerpos iluminantes especiales Viabizzuno, firmados por zumthor, nacen de un atento estudio de la luz y de su relación con la materia. el maestro ha pedido una iluminación funcional, que no fuese decorativa, estética, sofisticada. la contemplación debe verse estimulada por una luz elemental y no invasiva. la entrada del edificio se caracteriza por un acceso, un umbral iluminado a contraluz que marca la apertura del recorrido que ciñe el patio interno: un sendero ciego, marcado por el ritmo de sombras y luz regularmente definido por los 26 cuerpos iluminantes suspendidos cilindro sospensione, galvanizados por fuera y con un particular acabado interno de pintura negra (my nero Viabizzuno) que refuerza el efecto expresamente estudiado de una óptica que no difunde la luz donde no se necesita. el recorrido lleva al jardín central, fulcro emotivo de todo el proyecto: un lugar hecho de flores y perfumes, iluminado únicamente por la luz natural que lo inunda, mientras en el perímetro del jardín, 34 cuerpos iluminantes empotrados y realizados con ópticas expresamente estudiadas para el proyecto nos revelan los asientos y los puntos de paso. la luz, que apenas toca el perímetro del jardín, se ciñe perfectamente en su caída a los asientos y las mesitas, también galvanizadas. la parte exterior de la fachada se caracteriza por una catenaria di luce (cadena de luz), formada por viejas bombillas incandescentes con conexión E27 en hierro galvanizado. también los cuerpos iluminantes de emergencia son una edición especial de lámparas trasparenza Viabizzuno, retocadas para la ocasión con un fino marco de hierro galvanizado. luz y materia conviven y se enfatizan en este espacio que nace cada año como estructura temporal, pero que deja una huella indeleble en el mundo de la creación de proyectos a nivel internacional.

scroll

mouse

HTML 4.01 Valid CSS Page loaded in: 3.04 - Powered by Simplit CMS