viabizzuno

worldes

world

gaudí centre en reus
ubicaciòn:reus, spagna
proyecto:joan sibina & arquitectes associats
proyecto luminotécnico:joan sibina, mario nanni progettista
revendedor Viabizzuno:solobianca bcn s.l.
responsable técnico de zona:vbospagna
reus, la ciudad de nacimiento de gaudí, cuenta ahora con un museo enteramente dedicado a su obra. no se trata del clásico espacio museístico estático, pomposo, rígido, sino un espacio que podría definirse como un recorrido que lleva a descubrir la obra mágica y compleja de uno de los genios indiscutibles de la arquitectura moderna. un modo para acercar al público la arquitectura de gaudí, un modo de aprender a entenderla, de descubrir el genio creativo y la formación del arquitecto. un hombre, un visionario, un proyectista antes incluso que arquitecto, hijo de una familia dedicada durante generaciones al oficio de la calderería, el artesano que fabrica calderas y ollas y que trabaja el cobre y demás metales, gaudí mismo reivindica la herencia de la experiencia familiar. el calderero es un hombre que de una superficie obtiene un volumen: antes de comenzar su trabajo puede ya imaginarlo en tres dimensiones, antes de dar comienzo al proyecto ha visto ya un espacio. gaudí, sin embargo, debido a la débil salud que mostraba ya de pequeño, sólo podía observar el oficio familiar, sin practicarlo; esto le ha permitido desarrollar un gran espíritu de observación y un profundo amor por la naturaleza. por esta razón, el lugar proyectado para presentar su obra no es un simple espacio contenedor de maquetas, fotografías o documentos, sino un espacio bien equipado. no es un simple espacio contenedor de maquetas, fotografías o documentos, sino un espacio bien equipado. el espíritu, los sentidos y las emociones que se imponen a la visión bidimensional de las cosas y que acaban por implicar al visitante: la arquitectura de gaudí se saborea en toda su profundidad, en sus contrastes, en los olores y los colores, las inspiraciones y matrices naturalistas. el gaudí centre representa un nuevo modo de entender los espacios de exposición, un nuevo modo de acercar al público la arquitectura y de hacerle participar en una experiencia sensorial capaz de llevarle a ensimismarse y a divertirse en el espacio. el proyecto de luz de mario nanni enfatiza y delinea estas sensaciones: su luz se hace narrativa, emocional, viva, dinámica, descriptiva. el suelo es un gran mapa de la ciudad con una constelación de pequeños puntos de luz flotantes; como las luces de los pescadores en el mar, estos led azules navegan sobre el mapa mostrando las áreas de interés en que surge alguna de las obras arquitectónicas que se consideran. los led se ocultan dentro de pequeñas esculturas de forma orgánica claramente inspirada en la imitación de la naturaleza, la mímesis, base de la creación artística para la estética clásica. la oscilación rítmica de estos objetos luminosos crea un pequeño cielo por encima de cada uno de los edificios proyectados por gaudí, lo resalta y enuncia parte de su historia gracias a las cartulinas descriptivas sostenidas por el cable que cae a plomo desde el falso techo y termina en el cuerpo luminoso fluctuante. también las fotos de los edificios están iluminadas, en este caso por una estrecha franja de luz blanca, discreta y lineal, que permite leer el contenido de las ilustraciones sin necesidad de añadir otros elementos narrativos. en torno a la sugestiva plataforma de la planta de reus se abre el espacio de la exposición propiamente dicho: una serie de paneles narrativos empotrados en la pared rompen el concepto tradicional de tablón de anuncios. el aparador de luz Viabizzuno, generalmente utilizado para exponer sus cuerpos iluminantes, esta vez sigue un concepto proyectual que lo transforma en un libro-enunciado de pared. el lenguaje universal, constelado por las formas increíbles que improntaban el pensamiento de gaudí, se materializa en los enunciados definidos por las imágenes y la luz y no sólo a través del uso narrativo de las palabras. así ocurre también en la gran sala de vídeo: viajes en el tiempo para revivir en toda su plenitud las sensaciones de las atmósferas naturalistas que siempre sirvieron de inspiración a gaudí. se trata de una sala aparentemente sin límites, donde las paredes aparecen sin fondo, desmaterializadas por las imágenes de luz, una sala poblada por infinidad de asientos que brotan del suelo como flores, nenúfares que flotan en un mar de luz generado debajo de los asientos mismos: la escena se presenta onírica e irreal, perfectamente en armonía con el espíritu del art nouveau catalán. cada asiento parece un pétalo al que agarrarse para seguir el flujo de las imágenes que nos adentran en los enunciados de luz y color de gaudí; se entabla una danza rítmica de luz entre la lámpara de imágenes variables de las paredes y los led luminosos empotrados bajo los sgabelli (taburetes). el ritmo de la luz, su avanzar y alejarse, su pulso, son los conceptos en que se basa también la iluminación de una escultura de gaudí: un cuerpo iluminante diseñado ad hoc sigue un movimiento de translación en torno a la escultura, del mismo modo que la tierra alrededor del sol. con la irreverencia y el deseo de ver las cosas desde un punto de vista diametralmente opuesto que caracterizaron y enriquecieron el pensamiento de gaudí, nace así también este cuerpo iluminante: es el sol el que gira en torno a su planeta, y el planeta quien dicta las reglas, haciendo un uso místico y escultóreo de la luz. el proyecto de luz pensado para este espacio se ha forjado en la voluntad de violentar los puntos de vista obvios y habituales para aprender la lección de gaudí: ver más allá, imaginar para crear, inspirarse en la naturaleza. una lección importante para quien proyecta luz, para quien no debe olvidar nunca la luz natural. lección importante para quien visita el lugar, para todos: aprender a mirar más allá de las formas de las cosas.

scroll

mouse

HTML 4.01 Valid CSS Page loaded in: 3.003 - Powered by Simplit CMS